¡Compartir es vivir!

Si bien está comenzando, gradualmente, la desescalada del confinamiento por la pandemia de la COVID-19 en España, seguimos viviendo una situación excepcional que nos obliga a permanecer en casa, por nuestra salud y la de los demás.

Esto quiere decir que aún es necesario continuar con ciertas rutinas familiares y mantener una convivencia organizada durante el tiempo que dure el confinamiento.

Para muchos, el aislamiento obligatorio está resultando un gran desafío, porque tuvieron que cambiar completamente los hábitos de la familia: trabajar desde casa, mientras los niños deambulan entre el aburrimiento y las tareas escolares y, a la vez, lidiar con la incertidumbre por lo que vendrá.

Esta semana me preguntaba si todas las recomendaciones que había hecho sobre productividad en tiempos de Coronavirus en este artículo, eran realistas para las personas…con niños en casa. Como sabes, no me gusta hablar de lo que no conozco, por eso me lancé entrevistar a padres y madres sobre su experiencia durante el confinamiento.

Estoy convencido de que si uno no está bien, resulta muy difícil ser productivo, ¿no crees?. Por eso, he pedido que me dejaran un pequeño testimonio donde cuenten realmente, y de forma sincera, cómo lo están llevando, desarmando algunos mitos y poniendo luz a algunas cuestiones.

¡Vamos al lío!

 

Organizarse con niños en casa: empezando por el contexto

 

Sé que hay muchas entradas de blogs que te darán los mejores consejos de expertos sobre productividad personal y conciliación familiar durante la cuarentena, pero te digo que leyendo artículos no conseguirás ser más productivo, porque si no aplicas lo aprendido…no lograrás tus objetivos.

Pero éste no es un artículo de recomendaciones. En realidad quería saber qué sucedía realmente al interior de una familia que intenta adaptarse a otras dinámicas de funcionamiento, y reflexionar juntos sobre ello.

La sensación que tuve al hablar con padres y madres, fue que a muchos se les había ido de las manos, que fueron atravesando muchas dificultades para organizarse con niños en casa, ya verás. Sin embargo, algunos reconocieron que el hecho de haber tenido una rutina previa establecida, les ayudó a adaptarse mejor.

Por eso, mi objetivo es que puedas conocer las distintas formas en que padres y madres han implementado rutinas y hábitos, pero que también tengas en cuenta que estamos viviendo una situación muy especial y que los parámetros que usas para medir lo que haces deben ser flexibles.

 

1. Crear rutinas también implica ensayo y error

“Creo que lo principal fue decidir desde el principio las rutinas que íbamos a seguir para estar con las niñas todo el día en casa: levantarse temprano como siempre, desayunar a la misma hora, asearse, empezar la escuela on line a horario, etc. Las dos primeras semanas de confinamiento fueron de prueba, nos sirvieron para analizar lo bueno y lo malo y ver qué había que cambiar para esta nueva situación.”

Uno de los grandes mitos es creer que ser productivo significa que todo te salga perfecto, como lo has planificado en tu cabeza. Lo peor que puedes hacer es idealizarlo, con esto lo único que conseguirás es visualizarlo como algo inalcanzable.

La productividad se basa en un sistema de objetivos que te ayudarán a alcanzar unas metas. Por eso, para lograr tu propósito, tendrás que apoyarte en hábitos y estrategias que tú mismo decidas, de acuerdo a lo que vayas experimentando.

 

2. Dividir tareas sin replicar estereotipos de género

“Mi marido y yo tenemos teletrabajo, por eso tuvimos que coordinarnos mucho más para poder ayudar a las niñas con las asignaturas del cole. Creo que logramos encontrar una dinámica nueva con eso. Sin embargo, lo que siento es que, al final, yo me encargo del 90% de todo lo que sucede en la casa: cocinar, lavar la ropa, el baño de las niñas…”

Hay ciertas dinámicas familiares que no hacen más que profundizar las inequidades que hay entre mujeres y hombres en la distribución de las tareas en la casa.

En la mayoría de los casos las responsabilidades domésticas y afectivas terminan recayendo en las mujeres, también durante el aislamiento. En el caso de España, según datos del INE (Instituto Nacional de Estadística), antes de la pandemia, las mujeres pasaban 38 horas semanales con los hijos y los hombres 23. En cuanto a limpiar y cocinar, ellas invertían 20 horas y ellos 11.

 

3. Respetar tus propios tiempos

“Me hubiese gustado organizarme mejor para poder hacer ejercicio o tomarme un tiempo para mí sola. Creo que eso me hubiese ayudado a estar más tranquila mentalmente“

¿Por qué cuesta tanto reservarse momentos para hacer cosas que simplemente sienten bien? Hay que intentar respetar un espacio de autocuidado, y desconectar del teletrabajo, las tareas de casa, los deberes de los niños, etc. Esto ayudará a sobrellevar de la mejor manera el encierro.

 

4. La flexibilidad es necesaria

“Con toda esta situación, hay días que mis hijos están de mal humor o más nerviosos, entonces les cuesta más la tarea o tienen ganas de hacer otra cosa. Por eso, me permití ser más flexible, porque entiendo que para ellas también es muy difícil lo que estamos viviendo.”

La rutina y los horarios son importantes, pero no hay que olvidar que, durante esta situación excepcional de confinamiento, la clave es la flexibilidad. ¿Por qué? Bueno, esto ha sido un aprendizaje para todos, ya que nos encontramos en la misma situación, la planificación de horarios y rutina es una herramienta fundamental para poder llevar una vida ordenada, sin embargo es importante mantener unas expectativas realistas, para no sentir culpa ni exigirse demasiado.

 

5. ¿Teletrabajo o explotación digital?

“Ha sido una locura el teletrabajo para conciliar con los niños en casa. Las jornadas se volvieron interminables, ¡peor que estar en la oficina! Creo que tengo que aprender a poner límites a lo laboral”

teletrabajo y organización con niños en casa

Teletrabajo con niños en casa

La mayoría comenta que hace malabares para poder atender las demandas del teletrabajo. Para los que no están acostumbrados a trabajar desde casa, los tiempos son otros, y también hay una falsa percepción desde el empleador de que uno está disponible 24/7. También cuesta más cortar la jornada, y poner límites. ¿Te está pasando a ti también?

 

6. El tiempo es veloz

“El tiempo no me alcanza. Se me hace difícil cumplir con todo.”

Seguramente tienes esa sensación de ver que el día se te pasó volando y no has hecho ni la mitad de las cosas que te habías propuesto. Gestionar bien el tiempo no implica correr arriba y abajo tratando de hacer el mayor número de tareas a la vez.

No tenemos tiempo. Sí, has leído bien, no se trata de controlar el tiempo, sino más bien de racionalizar la forma en que realizas una actividad y de organizar cada una de sus tareas para ejecutarlas de la forma más simple y eficaz posible.

Fácil de decir, pero difícil de hacer, ¿no?

La administración del tiempo consiste en usarlo efectivamente y en las cosas correctas. Por lo tanto, para ser dueño de tu tiempo, lo primero que tienes que hacer es cambiar tu actitud mental hacia él. Si quieres saber más, echa un vistazo a este artículo.

 

7. La perseverancia no es una carrera larga

“Creo que necesitaría tips para ser más perseverante. Es lo que más me está costando esto días.”

El político escocés Walter Elliot decía que la perseverancia no es una carrera larga, sino muchas carreras cortas, una tras otra. Es sinónimo de constancia, y se aplica tanto en las ideas como en las actitudes, en la duración continua de una cosa o la persistencia de una acción.

Está íntimamente relacionada con la recompensa, pero vivimos en un mundo dominado por la urgencia y la inmediatez. Lo queremos todo YA. Pero, ¿es posible? Generalmente, quienes no logran ser perseverantes, están ansiosos por recibir una recompensa, pero cuando no la obtienen de inmediato, pueden tener la impresión de que no ha merecido la pena,

Para lograr ser perseverante, es fundamental analizar la situación presente que estés viviendo y, en base a ella, establecer plazos y objetivos realistas que puedas alcanzar.

 

8. Tengo millones de tareas al día, ¿qué hago?

“Es agotador levantarse y tener millones de mails de las distintas asignaturas de mi hijo, más los pendientes de mi trabajo, la comida….uff ni quiero pensarlo”

¿Sabes lo que es el “batching de tareas”?

Se trata de trabajar por lotes de trabajo de la misma temática o que hacen uso de los mismos recursos. Intenta agrupar tareas que tengan que ver entre ellas para optimizar al máximo tu tiempo.

Por ejemplo, quizás sea una mejor idea pasar una tarde entera en la cocina preparando la mayor parte de las comidas de la semana que todos los días un rato. O tal vez te resulte más práctico planificar un día las actividades de toda una semana, que todos los días planificar ese día en particular. Lo importante es pasar a la acción, con pequeñas correcciones y hábitos diarios.

 

9. Me falta fuerza de voluntad

“¿Qué me está faltando para poder organizarme? Fuerza de voluntad, motivación, y una niñera.”

La fuerza de voluntad es esa capacidad o impulso interno que llevas dentro, el cual te hace resistir tentaciones y vencer obstáculos inmediatos. Así, aplazas ese beneficio a corto plazo para alcanzar una meta u objetivo mayor.

En cada momento que tomas una decisión, de por sí es un acto de fuerza de voluntad. Piensa en ejemplos cotidianos, como qué vas a preparar de comer o a qué hora se irán los niños a la cama, son decisiones que tienes que tomar cada día.

En cualquier decisión la fuerza de voluntad influye, y para eso, lo más importante es tener claro para qué estás haciendo lo que tienes entre manos. Además, no es precisamente algo con lo que naces, sino que es posible desarrollarla según tus intereses. En este post, te dejo algunas claves prácticas que pueden ayudarte a entrenar tu fuerza de voluntad.

La motivación es aquello que te hace levantarte con sentido por la mañana. Es el para qué de cada día y está íntegramente relacionada con el valor que le das a lo que haces. La perfección, muchas veces, es el peor enemigo que causa la desmotivación, ya que te hace pensar que no eres lo suficientemente bueno. Por eso es importante aprender a ser consciente de lo que eres capaz de hacer y dejar la perfección para el siguiente paso.

 

Conclusión: Primer paso para organizarse en casa con niños

 

Te machacan tanto con la idea de la forma “correcta” de hacer las cosas, que seguramente te satures con ello. Pero eso no es del todo posible en estos momentos. Además, no te olvides que cada cada familia es un mundo, que tiene sus propias reglas, dinámicas y condiciones.

En mi opinión, el aprendizaje está en adaptarse lo mejor posible a las circunstancias que nos tocan y llevar un equilibrio lo más saludable posible.

Y aquí te diré algo más, si aún así te parece un buen momento y quieres empezar a ser más productivo, nada mejor para los comienzos que lo más básico. Una libreta, un lápiz, un calendario y un reloj con alarmas serán suficiente. Una vez que tengas un método que te funcione a ti, podrás pensar en herramientas más sofisticadas.

Por cierto, ¡quiero agradecer infinitamente a todos los padres y madres que se tomaron el tiempo y compartieron conmigo su experiencia y se animaron a contar la otra cara del confinamiento con niños!

Y tú, ¿eres de los que le está costando más organizarse con niños en casa o tienes todo bajo control? Por cierto, ¿crees que me he dejado atrás algún mito? Cuéntamelo en los comentarios.

Un abrazo y, ¡hasta el próximo artículo!

Christian

 


Fotografía principal por Freepik: Familia feliz con niños divirtiéndose con laptop, por yanala.

Otras imágenes:

¡Compartir es vivir!

Ayudo a personas que quieren emprender su propio proyecto cuyos trabajos fijos les dejan poco tiempo. En Productividad Al Máximo encontrarás recursos sobre productividad personal, hábitos saludables y emprendimiento. Si quieres dar los primeros pasos, accede a mi guía gratuita y empieza a ser el jefe de tu tiempo.

shares
Productividad personal para avanzar en tus objetivos

No te vayas con las manos vacías

Libérate del estrés y la frustración. 

La ruta para conseguir tus objetivos empieza aquí